domingo, 25 de mayo de 2008

Libertad

Tratando de desmadejar la complejidad conceptual sobre la libertad, nos basamos en un texto de Jorge Alfonso*, que aborda este tema como un contrapunto entre Hobbes y Kant. También utilizamos un texto donde se expone la concepción de libertad de Hegel y una definición de Marx.

Según Alfonso, es muy difícil dictarle normas a quien no está dispuesto a aceptarlas, porque el hombre común está predispuesto a creer lo que más la conviene. Y las leyes contienen implícita y necesariamente el concepto de libertad. Plantea que es necesario volver a pensar la libertad, preguntarse por su esencia y qué lugar ocupa en el orden social.

Para llevar adelante esta tarea recurre a Hobbes y a Kant, que hace tiempo recorrieron ese camino, y distinguieron dos tipos de libertad que a primera vista aparecen como opuestas.

Para Hobbes, hay una libertad que es negativa, física, en la que somos libres de coacción.
Esta concepción negativa es fisicista, materialista y mecanicista, ya que Hobbes entendía que “la libertad es la ausencia de impedimentos a los movimientos voluntarios del ser humano”.
Esta concepción de la libertad se constituyó en la base del liberalismo anglosajón, que con Locke instituyó la trilogía de vida, libertad y estado; o vida, libertad y propiedad.

En cambio para Kant, la libertad es positiva, y de índole metafísica. Esta es la libertad para asumir un compromiso moral o político, porque la libertad es un principio de orden superior, trascendental.
Esta libertad positiva, contiene intrínsecamente factores psicológicos, porque los hombres no sólo deben ser libres sino también deben sentirse libres. De modo que la satisfacción o frustración de nuestros deseos influye sobre nuestro equilibrio psíquico, porque tiene que ver con lo que queremos ser y por consiguiente, con nuestra dignidad.
Por eso la libertad política contiene la libertad esencial del hombre.
De esto se desprende que la doctrina liberal debería ser la que posibilite a los individuos, la plena realización de sus proyectos personales. Para lo que debe reconocer el carácter metafísico de la libertad.
Aquí se entrecruzan, la libertad negativa y la positiva puesto que el Estado es quien facilita y a la vez restringe los grados de libertad de los individuos que lo componen.

Por otro lado ,Hegel, de quien Marx se nutrió, detalla tres momentos de la libertad:

-El libre arbitrio: Un concepto tal vez contradictorio. Es la voluntad individual que se declara libre. El hombre cree ser libre cuando se le permite actuar arbitrariamente, pero es en lo arbitrario cuando no lo es. Eso ocurre porque no actúa como individuo particular, sino según conceptos éticos.
-La moralidad: Este momento reconoce las demás voluntades. Se pone de manifiesto cómo las voluntades individuales se interrelacionan y avanzan hacia el tercer momento.
-La realidad sustancial: Este abarca a los otros dos y los supera. Reúne a lo subjetivo y a lo objetivo, lo arbitrario y lo sustancial.
Hegel, entonces, define la libertad como actualidad, como totalidad de la necesidad conocida y re-conocida, en la familia, en la sociedad civil y el Estado.

En esto se basa Marx, para definir la libertad en el plano, social y dice: “…el individuo es un ser social, un nudo, un núcleo o centro de relaciones sociales”. De manera que su grado de libertad depende de la riqueza de esas relaciones.

Donde la riqueza la concibe en términos de diversidad y multiplicidad de posibilidades; para el individuo y la colectividad. Proceso en el que reconoce dos momentos: uno, el dominio de la naturaleza a través de la ciencia, la técnica y las fuerzas productivas; y el otro, el dominio de los procesos.
Así nace y se logra la libertad según Marx. Para él también hay una libertad de orden superior, que consiste en el conocimiento, y el re-conocimiento de la complejidad del Estado.
Gastón Cano
Gustavo Gregori
Carlos Perrotta
Primer Año de Ciencias Sociales
* Jorge Alfonso V. "El debate político y la libertad. Hobbes y Kant frente a frente" en Revista de Filosofía Doxa, Nro. 3.

2 comentarios:

Liliana dijo...

Si el Estado, para la filosofía política moderna, es un artificio creado por individuos libres para ordenar las relaciones que entre ellos se tejen, ¿de qué modo es posible garantizar el ejercicio efectivo de la libertad según Hobbes y según Rousseau?

rodrigo dijo...

La libertad es un concepto por el cual el individuo puede tomarlo de diferentes maneras,en algun sentido puede coartar las acciones del hombre que es libre por naturaleza de hacer lo que quiera y por otro la da el acceso a otros veneficios como la libertad de opinar de participar en la politica.
En algun punto se entrecruzan la llamada libertad positiva y la negativa y el estado tiene que intervenir para regularlas