domingo, 25 de mayo de 2008

Nación

La idea de nación en Occidente deriva de las tradiciones del pensamiento político y del lenguaje literario. No hayNación en sentido estricto, tiene dos sentidos:
1- la nación política, en el ámbito jurídico-político, es el sujeto político en el que reside la soberanía constituyente de un Estado;
2- la nación cultural, concepto socio-ideológico más subjetivo y ambiguo que el anterior, se puede definir como una comunidad humana con ciertas características culturales comunes a las que dota de un sentido ético-político.

Nación política

La nación política es el titular de la soberanía cuyo ejercicio afecta a la implantación de las normas del Estado, es decir, aquellas que están en la cúspide del ordenamiento jurídico y de las cuales emanan todas las demás. En 1789 Sièyes usó con un fuerte carácter socio-económico, nación y pueblo como sinónimo.


Nación cultural

Los miembros de la nación cultural tienen conciencia de construir un cuerpo ético-político diferenciado debido a que comparten determinadas características culturales. Estas pueden ser la etnia, lengua, religión, tradición o historia común.

El concepto de nación cultural suele estar acoplado a una doctrina histórica que parte de que todos los humanos se dividen en grupos llamados naciones. En este sentido, se trata de una doctrina étnica y filosófica que sirve como punto de partida para la ideología del nacionalismo. Estos miembros de la nación se distinguen por una identidad común y generalmente por un mismo origen en el sentido de ancestros comunes y parentesco. Diferentes personas pueden contar con personalidades y creencias distintas o también, vivir en lugares geográficamente diferentes y hablar idiomas distintos y aún así ,verse como miembros de una misma nación. También se encuentran en grupos de personas que poseen una nación determinada por características que comparten y no por aquellas que carecen o que conjuntamente no desean convirtiéndose el sentido de nación en una defensa en contra de grupos externos.


La nación cultural y el Estado

Las interpretaciones del concepto de nación cultural únicamente por razón de etnia o “raza” llevan también diversas naciones sin territorio como la nación gitana o la negra en los EE.UU.

Según este punto de vista, una nación cultural no necesita ser explícitamente un Estado independiente ya que no todos los Estados independientes son naciones culturales, muchos son simplemente uniones administrativas de diferentes naciones culturales o pueblos, en ocasiones parte de naciones geográficamente más grandes.

Un ejemplo de nación cultural sin Estado es el pueblo judío antes de la aparición del Estado de Israel o el del pueblo Palestino, cuyos miembros se encuentran en diferentes países, pero con un origen común.

Aunque es común, es erróneo identificar comunidad lingüística con nación cultural.

Además de estos usos hay otros, frecuentes en el lenguaje coloquial y en el periodístico, a veces el término nación se equipara a Estado. También, se utiliza como sinónimo de grupo étnico, cultural o lingüístico desprovisto de sentido ético- político que caracteriza a la definición estricta de nación cultural.

El concepto de nación tanto político como cultural aparece a fines del SXVIII, con el fin del Antiguo Régimen y el inicio de la Edad Contemporánea.




Nación y Narración

La idea de nación en Occidente deriva de las tradiciones del pensamiento político y del lenguaje literario. No hay que negar los intentos nacionalistas de producir la idea de nación como una continua narrativa del progreso nacional. Estas ideas no han sido superadas por las nuevas ideas del internacionalismo, multinacionalismo y el capitalismo tardío.

Homi Bhabha (Narrando la nación, 2000) señala que la ambivalencia que tiene la idea de nación, es decir, el lenguaje de quienes escriben sobre ella y que vive en quienes viven en ella, emerge de una conciencia de que la temporalidad cultural de la nación inscribe una realidad social más transitoria. Al estudiar la nación a través del discurso narrativo nos llama la atención su lenguaje y su retórica.

La nación como una forma de elaboración cultural es una agencia de narración ambivalente (en el sentido que plantea el autor) que sostiene la cultura en su posición más productiva como una fuerza para la subordinación, fractura, difusión, reproducción, como productora, creadora y guía. El margen ambivalente del espacio nación es la contestación a las proclamas de supremacía cultural, hechas por las viejas naciones metropolitanas post-imperialistas y las nuevas naciones independientes de la periferia.

La perspectiva ambivalente de la nación como narración establece las fronteras culturales de la primera, de modo que son reconocidas como tesoros contenedores de sentidos que deben ser cruzados, borrados y traducidos en el proceso de producción cultural.

Fiorella Pisitelli
Natalia Romero

Primer Año de Ciencias Sociales

5 comentarios:

Liliana dijo...

Si la nación es una narración, ¿cómo se diferencia del pueblo o la ciudadanía como partícipes del Estado?

Fiorella dijo...

El individuo para ser parte de la nación como narración no necesariamente tiene que ser ciudadano. Aquí el ciudadano se somete a las leyes del Estado, donde en algunos casos y en otros no participa en las deliberaciones y decisiones que van a regular la vida de las personas. En este sentido, el ciudadano no es indispensable que comparta un sentido de pertenencia social y cultural, simbolico sobre el Estado al cual esta sometido.
En la nación como narración, se relatan los aspecto culturales, simbolicos socialmente significativos que le dan la identidad y pertenencia de las personas en la nación.
En algunos casos, el ciudadano es participe de la narración de la nación.

Liliana dijo...

Muy apropiada la diferenciación entre el concepto de "ciudadano" definido en su relación con el Estado, y la "nacionalidad" como sentimiento de pertenencia a una comunidad de carácter socio-cultural. Quedaría, para seguir pensando, qué lugar ocupa el "pueblo", diferenciado de la "multitud" en el marco de los procesos de mundialización, que ponen en juego nuevos modos de pensar el par ciudadano/Estado-nación, e incluso las relaciones entre comunidades nacionales.

federico dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
rodrigo dijo...

Desde el punto de vista politico la Nacion se relaciona con la soberania, segun Hobbes habla de una soberania-nacional, y con el estado fuertemente se suele referir a la nacion-estado. Ya que la nacion es la titular de ejercer la soberania de un estado. Distinto es el caso de la nacion en su forma cultural la cual no depende de un estado, un territorio.Se toma la idea de tener una identidad comun que los distinga