domingo, 25 de mayo de 2008

Pueblo

Para el Derecho Internacional público, el pueblo es uno de los componentes fundamentales del Estado soberano, a saber:

  • territorio
  • pueblo
  • gobierno o poder

Claro que hablamos del Estado tal cual lo conocemos, es decir, el Estado contemporáneo. Antes de él, existieron muchos tipos de estado, desde que el mismo hombre primitivo forma la primera institución social: la familia, hasta otras formas preestatales como la banda, la tribu, la horda, la gens y el clan.
Luego, los estados antiguos como el egipcio y el chino, donde la figura del faraón y del emperador eran el Estado. Las ciudades-estado de Grecia: Esparta y Atenas; y de Roma. Platón por ejemplo, estimaba que la estructura del estado y del individuo eran iguales, y con ello, analizaba las partes y funciones del estado y posteriormente, las del ser humano, con lo cual establecía el principio de estado posterior al hombre. Aristóteles era más enfatico y declaraba que el Estado existía por naturaleza, y por tanto, era anterior al hombre, no por ser este autosuficiente. Hasta llegar a la edad media en que Maquiavelo da una definición de estado en su obra El príncipe, al decir que es "la organización jurídica de un pueblo en un determinado territorio y bajo un poder de mando según la razón".

En época de los estados absolutos y totalitarios, la noción de pueblo era muy diferente, hasta que la Revolución Francesa dio paso a la Declaración de los Derechos del hombre y el ciudadano, fundamentada en la teoría de Rousseau y escrita en su obra El contrato social. A partir de ella, el hombre se convirtió en ciudadano para ayudar a los fines del nuevo estado: el Estado moderno de derecho. No obstante, previo a esto existieron filósofos que dieron al término pueblo una definición propia e incluso lo diferenciaron de otras voces semejantes, por ejemplo multitud, masa, etc. Estos fueron Spinoza y Hobbes.


Baruch de Spinoza nació en 1632 en Ámsterdam. Procedente de una familia de judíos emigrantes de la península Ibérica huyendo de la persecución en Portugal. La publicación de su Tratado teológico político causó un gran revuelo en la crítica racionalista de la religión. Para este filosofo, la multitud representa una pluralidad que persiste como tal en la escena pública, en la acción colectiva, en la atención de los asuntos comunes sin converger en uno, sin evaporarse en un movimiento centrípeto. La multitud es la forma de existencia política y social de los muchos en cuanto muchos: forma permanente, no episódica ni intersticial. Para Spinoza, la multitud es el borde de las libertades civiles.

Thomas Hobbes, nacido en 1588, en su tratado más famoso, Leviatán, señala formalmente el paso de la doctrina del Derecho natural a la teoría del Derecho como contrato social. En la condición de estado de naturaleza todos los hombres son libres, sin embargo, viven en el perpetuo peligro de que acontezca una guerra de todos contra todos. Desde el momento en que la sumisión a un contrato por parte de un pueblo al dominio de un soberano abre una posibilidad de paz, no la verdad, sino el principio de autoridad (en tanto que garante de la paz) constituye el fundamento del derecho. Para él, el concepto de pueblo, está ligado a la existencia del estado; si hay estado, entonces hay pueblo. En ausencia de un estado, no existe el pueblo.


Hobbes dice que el pueblo es algo que tiene que ver con lo uno, tiene una voluntad única y por ende se le puede atribuir una voluntad única. La multitud es inherente al estado de naturaleza, a aquello que precede la institución del cuerpo político que huye de la unidad política, no obedece, no establece pactos durables, no consigue jamás el estatuto de persona jurídica porque nunca transfiere los propios derechos naturales al soberano. Al no ceder sus derechos al estado en un pacto social al decir de Rousseau, la multitud es antiestatal y, por esto mismo, antipopular: los ciudadanos, en tanto se rebelan ante el estado, son la multitud contra el pueblo. La contraposición entre los dos conceptos es aquí llevada al extremo: si hay pueblo, ninguna multitud; si hay multitud, ningún pueblo.

Para los apologistas de la soberanía estatal del 1600, multitud es un concepto negativo: aquello que no se avino a devenir pueblo, aquello que contradice virtualmente el monopolio estatal de la decisión política. Es en suma, una vuelta al estado de naturaleza en la sociedad civil.

Ahora bien, la multitud ha sobrevivido a la creación de los estados centrales en el pensamiento liberal, mediante la confrontación público- privado. La multitud toma el semblante de lo privado. Privado significa ante todo Privo, desprovisto, desposeído: privado de voz, de presencia pública. Los muchos no tienen rostro y están lejos de la esfera de los asuntos comunes. En el pensamiento liberal-demócrata se da en la contraposición colectivo-individual. El pueblo es lo colectivo; la multitud son los individuos singulares.

En las actuales formas de vida, como también en la producción posfordista contemporánea cargada como está de cultura, de interacción lingüística, se percibe de inmediato el hecho de que tanto la dupla privado-público como el par colectivo-individual han estallado, ya no rigen más.

Es difícil decir donde termina la experiencia colectiva y donde empieza la experiencia individual. Es difícil separar la experiencia lo público de lo privado también. En este enturbamiento de las líneas de frontera colapsan, o al menos devienen poco fiables, las dos categorías, la del ciudadano y la del productor. La multitud contemporánea ocupa una región intermedia entre lo individual y lo colectivo. Para ella no vale de ningún modo la distinción entre público y privado. Y es justamente a causa de la disolución de estas duplas durante tanto tiempo tenidas como obvias que no se puede hablar mas de un pueblo que converge en la unidad estatal.

La multitud no se contrapone al uno, sino que necesita una forma de unidad, pero esta unión no la da el estado, sino el lenguaje, el intelecto, las facultades comunes del género humano. Los muchos deben ser pensados como individuación de lo común compartido.

Diversas teorías han recientemente hablado sobre la crisis del estado-nación e inclusive afirman que el paso siguiente fuera hacia una multiplicidad y esto implica un proceso de individuacion, proceso que tiene como trasfondo las nuevas condiciones del trabajo posfordista(en referencia a la forma de producción en serie introducida por Ford). Esta nueva condición social se caracteriza porque el trabajo deja las condiciones disciplinarias de la fábrica para pasar a una producción social más descentralizada. Estas nuevas condiciones llevan a una precariedad laboral o a una liberación de la relación salarial y de clases. En esta forma, la teoría de la proletarización que se centralizaba en afirmar la tendencia a la equiparación del trabajo intelectual con el manual resulta en la actualidad totalmente fuera de foco. Esta teoría resulta inadecuada para explicar la intelectualidad de masas o, lo que es lo mismo, el trabajo vivo en cuanto general intellect.

La teoría de la proletarización fracasa también en cuanto a que el trabajo intelectual ya no es identificable con una red de saberes especializados, sino que se identifica con el uso de facultades genéricas-lingüísticas-cognoscitivas del animal humano. La fuerza del trabajo posfordista, en cuanto compleja o intelectual, no se caracteriza por aquella suerte de homogeneidad que implica por sí el concepto de proletariado. Dicho de otro modo, significa que el trabajo posfordista es multitud, no pueblo. Para Virno, si el fordismo había incorporado algunos aspectos de la experiencia socialista, el posfordismo ha destituido de fundamento tanto al keynesianismo como al socialismo.

Estas reflexiones se basan en la experiencia teórico-practica de los movimientos sociales europeos desde los años ´70 conocido comúnmente como autonomismo. Este rompía en forma importante con el marxismo en tanto desechaba la noción del proletariado que ofrecía el posfordismo. Así, se construyó una cultura más libertaria que abandonaba los paradigmas que enfatizaban al sujeto del proletariado industrial.

Yaser Ale

Fabián Cárdenas

Nicolás Cavaglia

Primer Año de Ciencias Sociales

7 comentarios:

Liliana dijo...

En la teoría política clásica, la noción de pueblo se opone a multitud. Hoy, se habla de la “ciudadanía” en términos de protagonismo. ¿De qué manera es posible enlazar estos conceptos desde la perspectiva de la teoría política contemporánea?

Yaser dijo...

Según la concepción clásica, Pueblo es el conjunto de personas que habitan en un Estado. Estas personas pueden ser nativas o extranjeras, capaces o incapaces.
En tanto que el término Ciudadanía, hace alusión a aquella parte del pueblo autorizado, según la ley, a ejercer derechos políticos, es decir, a elegir y ser elegidos.
Si analizamos la relación que guardan entre si el Estado Nacional y Ciudadanía, podemos ver las objeciones que se le hace al Estado Nacional. 1) el proceso de globalización y trivalizacion de las sociedades actuales, resta protagonismo a las unidades políticas intermedias. 2) el creciente neoliberalismo proclama la imposibilidad del Estado de Bienestar para mantener el orden que necesita el mercado. 3) la gente progresista entiende que el Estado Nacional es necesario para garantizar la protección de la ciudadanía, capaz de generar entre sus miembros una conciencia de identidad peculiar a la que se denomina ciudadanía. Los Estados Nacionales, son concientes de la importancia de generar unidades transnacionales sin dejar de lado el protagonismo de los ciudadanos.
Una necesidad profundamente sentida en los países con democracia liberal, es la de fortalecer entre sus miembros ese sentimiento de pertenencia. Si hablamos de liberalismo, este se presenta en la historia política constituyendo una nueva versión de sociedad, la sociedad liberal, sobre la que se construye lo político y cuyos cuadros pueden ser encerrados en las nociones básicas del individualismo y la libertad.
Diversas teorías han recientemente hablado sobre la crisis del Estado- Nación e inclusive afirman que el paso siguiente, fuera a una multiplicidad y esto implica un proceso de individuación, proceso que tiene como trasfondo las nuevas condiciones del trabajo posfordista. Esta nueva condición social se caracteriza porque el trabajo deja las condiciones disciplinarias de la fábrica para pasar a una producción social mas descentralizada. Estas nuevas condiciones llevan a una precariedad laboral o una relación salarial y de clases.

Liliana dijo...

Creo que la cuestión de la ciudadanía social y los problemas de individuación que afectan a la sociedad contemporánea podrían ser repensados a la luz del protagonismo en el campo problemático de la sociedad civil, si bien es necesario redefinir la relación entre el ciudadano y el Estado. Teniendo en cuenta que aún persiste la idea de que la ciudadanía se define en relación al Estado, y que el Estado-nación también persiste a pesar de los procesos de globalización, quizás se trate de resignificar estos conceptos para articular la teoría política con nuestro contexto epocal.
¿Cuál es el parecer de ustedes?

Liliana dijo...

El conjunto de obstaculos que aducen como crítica al concepto de ciudadania sociales que cuyos derechos civiles y políticos son protegidos, quedando los sociales fuera del concepto.
Diversas teorias han hablado sobre la crisis del estado-nacion e inclusive afirman que el paso siguiente fuera hacia una multiplicidad y esto implica un proceso de individuación, proceso que tiene como trasfondo las nuevas condiciones del trabajo posfordista.El estado debe cumplir con la tarea que le corresponde teniendo en cuenta de que existe por y para la ciudadania.
Actualmente nuestro contexto epocal es a causa de las diferentes politicas llevadas a cabo, la globalizacion resta protagonismo a las unidades politicas y provoca una sensación de desarraigo, el neolibralismo proclama la imposibilidad del estado de bienestar para mantener el orden que requiere el mercado, el Estado Nacional es necesario para garantizar la protección de la ciudadania, ya que esta genera entre sus miembros una conciencia de identidad a la que se denomina ciudadania.Este debe asumir activamente sus responsabilidades en la comunidad, aspecto que el estado ha cuidado poco.

Noelia Escalada

alba dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
federico dijo...

El pueblo, junto con el territorio y el gobierno, es uno de los principales componentes que conforman el Estado. Cabe aclarar, que hablamos de el Estado contemporáneo, sin hacer referencia a los múltiples cambios por los que paso éste.
Aristóteles plantea que el Estado surgió antes que el hombre, es decir, que el Estado existía por naturaleza. Sin embargo, Maquiavelo afirma en su obra "EL PRINCIPE" que "el Estado es la organización jurídica de un pueblo en un determinado territorio y bajo un poder de mando según la razón".
La noción de "pueblo" fue variando a lo largo de los siglos, ciertos filósofos otorgaron al término una definición muy acertada y a su vez lo diferenciaron de algunos términos similares que muchas veces podían generar confusión, por ejemplo: multitud, masas.
Algunos de estos filósofos fueron: Spinoza Y Hobbes

romero pamela dijo...

El pueblo es uno de los componentes fundamentales del Estado soberano. A partir de la teoria fundamentada por Rousseau el hombre se convirtio en ciudadano para ayudar a los fines del nuevo estado:el Estado moderno de derecho.Spinoza y Hobbes dieron al pueblo una definicion propia: multitud, masa, etc.
A mi entender el pueblo es lo colectivo, la multitud son los individuos.Coincido con la teoria de Hobbes, cuando dice que si hay Estado hay pueblo.El estado se refiere a una forma de organizacion social soberana que tiene el poder de regular la vida sobre un territorio determinado.