jueves, 16 de octubre de 2008

Diseño Curricular de la Materia Construcción de Ciudadanía: Introducción

El aprendizaje de una ciudadanía activa sólo es posible a través de una enseñanza con ejercicio de ciudadanía activa.
La materia se organiza a partir de la elaboración de proyectos surgidos del análisis y la inscripción de la ideas, las practicas y saberes de los alumnos del ciclo básico de la educación secundaria, en ámbitos del contexto socio-cultural que permitan interaccionar críticamente, diseccionar y significar el diseño, la implementación y la evaluación de proyectos de practicas de ciudadanía que se construyan en las aulas.

Tiene como propósito principal implementar una materia diseñada desde un enfoque de derechos, que incluya las prácticas, saberes e intereses juveniles en la escuela, y proyecte un ejercicio activo y critico de la ciudadanía.

Encuadre Teórico

Los niños y adolescentes además de poseer los derechos humanos tiene derechos y obligaciones particulares que se han reglamentando de diferentes maneras a través de leyes, de políticas de estado y de convenciones.
La convención iberoamericana de derechos de los jóvenes, en octubre de 2005 reconoce a los jóvenes (15 a 24 años de edad) como sujetos de derecho, actores estratégicos del desarrollo y personas capaces de ejercer responsablemente los derechos y libertades.

Los cambios en las normas jurídicas no se efectivizan ni directa, ni inmediatamente, pero son el marco normativo que posibilita una organización y funcionamiento distinto de las relaciones entre el estado y la juventud.

El nuevo paradigma de interpretación se denomina doctrina de interpretación integral, que establece que todos los niños y adolecentes son sujetos de derecho y por ese carácter de universalidad todos son destinatarios del mismo, las políticas diseñadas desde esta concepción integral deben ser políticas inclusivas.

El paradigma previo era doctrina de la situación irregular, que concebía a los niños como objetos de intervención (tutela, beneficencia, o corrección), estaba destinada a ellos “en estado de abandono, en peligro material o moral”, y se llamaban menores. Esta legislación era para aquellos que estaban en “situación irregular” estableciendo así una política de exclusión.

La ciudadanía se caracteriza por la desigualdad en un doble sentido: por un lado desigualdad producida por aquello que la sociedad acuerda en definir como ciudadano y ciudadanía y por el otro, desigualdad en el ejercicio efectivo de la ciudadanía reconocida.

1) Se refiere a la desigualdad en términos de derechos y responsabilidades, por su condición etaria (menores de 18 que no pueden votar. Ciudadanía política). De este modo quedan fuera del derecho propio y de varias responsabilidades y en donde otro se responsabiliza por el y ejerce sus derechos.
2) El segundo sentido de desigualdad es en términos de vulnerabilidad o postergación de derechos que si están reconocidos, pero que no se respetan, son avasallados o se obstaculiza su cumplimiento, por ejemplo derecho a la escuela, a la vivienda, a la salud, etc. Esta inaplicabilidad de derecho está vinculada generalmente a la existencia de desigualdades por condición de clases, etnias, religión, genero, sexo, etc.

La enseñanza y el aprendizaje de la ciudadanía a través de su ejercicio activo tiene una doble connotación del reconocimiento de los alumnos como sujetos portadores de derecho:
1) son sujetos en cuanto se iniciara en proceso de aprendizaje desde sus intereses, saberes y prácticas y se asegurara su participación efectiva en las distintas etapas de producción de conocimientos.
2) por ser sujetos de derecho este ejercicio incluye la responsabilidad y el compromiso sobre las acciones y las practicas de las ciudadanías emprendidas.
No se trata de considerar a los jóvenes solamente como el futuro si no que también son el presente y por ende que tengan una participación activa.
.
.
Conceptos Estructurantes
.
Los conceptos contexto socio-cultural, sujetos y ciudadanía, estructuran la materia y se constituyen en las dimensiones desde las que deben ser analizados los problemas, temas, intereses a partir de los que construirán los proyectos aúlicos, Los sujetos se desarrollan su ciudadanía en un determinado contexto socio-cultural.
.
Contexto sociocultural
El contexto sociocultural es entendido como un conjunto de procesos, históricamente construidos y espacialmente situados, que en su articulación producen condiciones de vida particulares posibles de ser caracterizadas y analizadas (lo que comúnmente se denomina realidad o situación). Los contextos son dinámicos y no estáticos, cambian por las relaciones de conflicto, de disputa, de búsqueda de consenso, de acuerdos y desacuerdos que establecen los sujetos.
.
Sujetos
La noción de sujetos permite hablar de personas ubicadas en tiempo y espacio, que establecen relaciones y cuyas acciones y representaciones se desarrollan en contextos socio-culturales. Existe, al igual que indicamos para el concepto de contexto, una concepción dialéctica de base que entraña entender a los sujetos como constructores de los contextos, y al mismo tiempo a los contextos como constructores de los seres humanos como sujetos.
.
Ciudadanía
Se precisaba la ciudadanía como un conjunto de prácticas que definen a un sujeto como miembro de una sociedad, en su relación con otros sujetos y con el Estado.
Se entiende CIUDADANÍA como:
• Conocimiento de derechos, deberes y responsabilidades individuales y colectivas, y exigibilidad de su cumplimiento.
• Reconocimiento de todas las personas como ciudadanos, igualdad ante la ley y respeto de la diversidad.
• Expresión de la propia pertenencia a una determinada comunidad política, condición que incluye,
inscribe, inserta, interpreta a los sujetos en comunidades de pertenencia.
• Responsabilidad mutua.
• Construcción socio-histórica.
• Práctica social inmersa en relaciones de poder (por lo tanto el conflicto es constitutivo de dicha práctica).
• Modo que adquiere el vínculo entre los sujetos (individuos y colectivos), las organizaciones y el Estado.
• Capacidad de los sujetos y acción política para influir, incidir, intervenir y transformar los contextos socioculturales.
• Condición que reconoce igualdad, pero que se ejerce en nuestro país en una sociedad estructurada
en la desigualdad, con lo cual la ciudadanía no es per se una condición práctica de igualdad, sino que su ejercicio debe construirse en pos de la igualdad y la justicia social.
• Posibilidad de exigibilidad de derechos, es decir, implica el avance en una agenda de expansión
de derechos.
.
.
Acciones en construcción de ciudadanía
.
.
El proyecto concreta el desarrollo de la materia, pero no es su eje. El proyecto enmarca y organiza las acciones del grupo de trabajo, pero éstas cobran sentido para la materia en un marco analítico más amplio, que es el ejercicio de una ciudadanía activa y crítica.
La elaboración del proyecto en Construcción de Ciudadanía debe tener en cuenta los siguientes aspectos, reflexiones y respuestas en torno a:
• La organización. que implica sumar a todos en las diferentes etapas de planificación, gestión y concreción, estableciendo espacios y marcos específicos para la búsqueda de consensos.
• La participación que tiene que permitir y propender a que todos los/las alumnos/as quieran y puedan sumarse. En este sentido, juzgar a alguien porque no participa debería poder llevar a todo el grupo a reflexionar por qué no ha participado. En primera instancia, antes de considerar a los sujetos y sus particularidades, será necesario contemplar si no ha sido el proyecto y/o la forma en que está planteado lo que inhibe la participación de quienes pueden sumarse en otros términos, en otros tiempos (por ejemplo, por no contar con la posibilidad de aportar materiales, tiempo extraescolar, etcétera).
• La toma de decisiones porque quienes participan, docentes y estudiantes, tienen que sentirse habilitados y competentes para elegir efectiva y realmente en las distintas etapas del proyecto. Tomar decisiones involucra el logro de acuerdos (por ejemplo: definir el problema, los objetivos, las tareas/acciones, las responsabilidades que cada uno asumirá, las articulaciones/relaciones, recursos, etcétera)
• La intervención. Para poder aprender desde el ejercicio concreto de ciudadanía tiene que ser visible la forma en que a partir de estas prácticas es posible intervenir en alguna situación concreta. La intervención no debe ser simulada o quedarse en un plano teórico-hipotético. Por ejemplo son frecuentes los casos donde se confunde “abrir la participación” con “dejarlos hablar”; entonces se escucha a los jóvenes en relación a sus demandas e intereses, pero las decisiones y los cambios siempre siguen en manos de los adultos/docentes. Por otro lado, se espera que las intervenciones promuevan una ciudadanía activa dentro y fuera de la escuela, por lo cual la capacidad de hacer (de incidir, de intervenir) debe experimentarse como consecuencia de las prácticas desarrolladas. Todos los actores que participan en el proyecto deben tener la posibilidad legítima de producir cambios en los procesos en los que intervienen.
• La evaluación de los proyectos debe ser en relación con los propósitos de la materia y las expectativas de logro. La evaluación deberá ponderar el proceso desarrollado. En este sentido, alumna/os y docente deben evaluar las acciones que están llevando a cabo en términos de la relación con los conceptos estructurantes de la materia.
.
.
.
ALONSO, Cristian
DELAMER, Juan José
DIMARCO, Francisco

No hay comentarios: