miércoles, 12 de mayo de 2010

El concepto de Soberanía

Soberanía:
El término soberanía aparece a fines del siglo XVI, para indicar el poder estatal, único y exclusivo de la política.
Este concepto le permite al Estado Moderno afirmarse sobre la organización medieval del poder, basado en los estratos, en los estados y también en las 2 grandes coordenadas universales del papado y del imperio.
La soberanía sirve para indicar el poder de mando en última instancia en una sociedad política y para diferenciarla de otras asociaciones humanas en cuyo organismo no existe tal poder exclusivo.
También pretende ser una racionalización jurídica del poder en el sentido de transformar la fuerza en el poder legítimo, al poder de hecho y en el poder de derecho. Para esto mismo está conectada con la realidad esencial de la política: la paz y la guerra. La soberanía tiene un doble aspecto; el interno y el externo.
En el plano interno, el moderno soberano procede a la eliminación de los poderes feudales, de los privilegios del estado y de las capas autónomas locales, de los cuerpos intermedios con su función de mediatización política entre los individuos y el estado; este apunta a la eliminación de los conflictos internos a través de una neutralización y una despolitización de la sociedad que debe ser gobernada desde el exterior o por medio de la administración que es la antítesis de la política.
En el plano externo, concierne al soberano la decisión de la guerra y de la paz lo cual presupone un sistema de estado que no tiene ningún juez por sobre si y que regulan las relaciones con la guerra, aunque esto es luego cada vez mas disciplinario y racionalizada a través de la elaboración de un derecho internacional o de un derecho político.

Fuente: Norberto Bobbio, Diccionario de Política.

Rocío García, 1er. año de Ciencias Sociales

1 comentario:

rodrigo dijo...

La soberania se encuntra fuertemente arraigada al concepto de pueblo, ya que este es quien debe ser veneficiado por ella y debe regularla segun Hobbes el pueblo no constituye una suma de individuos dispersos, sino un cuerpo que integra un ente superior, denominando nación. Las modernas constituciones democráticas suelen proclamar al pueblo titular de la soberanía nacional. La soberania es la encargada de impartir igualdad de todos los miembros que esten al alcance de los derechos de un estado.
Segun Rousseau el pueblo es el dueño de la soberania y quien ejerza esa soberania es solo un delegado de la voluntad popular