martes, 16 de octubre de 2012

Política y Ciudadanía en la escuela secundaria



En la provincia de Buenos Aires, la Escuela secundaria está organizada en dos grandes ciclos: un Ciclo Básico de 3 (tres) años de duración, con materias correspondientes a la formación común, y un Ciclo Superior Orientado, también de 3 (tres) años de duración y organizado en dos campos: el de la formación común y el de la formación específica, donde el primero está destinado a que los estudiantes se apropien de los saberes considerados “significativos e indispensables” (independientemente de la modalidad u orientación) y el segundo incorpora aquellas materias que son específicas de los distintos campos del saber, según la orientación. En general, los diseños curriculares del Ciclo Superior tienden a lograr cierta continuidad con los diseños curriculares del Ciclo Básico.
En lo que se refiere a la formación ciudadana (uno de los fines establecidos en el Marco General de Política Curricular para la educación secundaria de la provincia de Buenos Aires), la organización de los Espacios Curriculares responde a los principios establecidos en el Plan Educativo 2008-2011 de la Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires, entre los cuales se indica la necesidad de generar “espacios que busquen profundizar el ejercicio de la formación de ciudadanos respondiendo a los derechos y las responsabilidades que demanda el Estado democrático” y se postula la “implementación de acciones específicas de educación ciudadana para la consolidación de la democracia y el respeto de los Derechos Humanos”.
 Desde esta perspectiva, la formación en ciudadanía no se circunscribe a una materia, a un grupo de materias o a diferentes acciones de organización institucional. Si bien podría decirse que todas las materias de todos los niveles del sistema educativo incluyen la formación en ciudadanía:
 
….la decisión de generar un tiempo específico en formato de materias para el tratamiento de las cuestiones de ciudadanía acorde con el lineamiento de las leyes nacionales y provinciales implica conocer y estudiar las diferentes experiencias sociales de diversos actores en términos de conquista de derechos y deberes en contextos de desigualdad social y diversidad cultural (DGCyE, 2011, p.10, el subrayado es nuestro). 
 
De este modo, la creación de las materias de Construcción de Ciudadanía en el Ciclo Básico y en el Ciclo Superior (Salud y Adolescencia en 4to. año, Política y Ciudadanía de 5to. año y Trabajo y ciudadanía de 6to. año) se presentan como la concreción de “espacios de reflexión” y de “participación ciudadana” en el ámbito escolar y socio-comunitario. Según lo establecido en los distintos diseños currriculares, las materias propuestas apuntan a la configuración de sujetos políticos “que respeten y hagan respetar los derechos humanos y el sistema democrático, conociendo el proceso histórico que produjeron las ciudadanías contemporáneas en general a nivel mundial y en particular para América Latina y Argentina” (DGCyE, 2011, p.10).
Según lo establecido por Marco General de Política Curricular (DGCyE, 2007), el sujeto pedagógico queda definido desde una perspectiva relacional:
 
El sujeto pedagógico es la relación que se produce entre diversos sujetos sociales que ingresan a la escuela constituyéndose en ella como educadores/as y educandos- mediada por el curriculum. Este tercer elemento -el curriculum- es el que otorga al vínculo su especificidad pedagógica y el que da lugar a los procesos de enseñanza y de aprendizaje (DGCyE, Marco General de Política Curricular, 2006: p.17).
 
Desde esta perspectiva, la relación entre educadores, educandos y curriculum da lugar a los procesos de enseñanza y de aprendizaje. La enseñanza le corresponde al educador/a y está destinada a propiciar, de manera sistemática, los aprendizajes de los educandos. Sin embargo, al tratarse de prácticas sociales que suponen interacción, los docentes están involucrados en aprendizajes que los modifican en diferentes planos subjetivos, seguramente distintos de los múltiples cambios que viven sus alumnos/as al aprender. La enseñanza es entendida como una  práctica social de transmisión cultural destinada a favorecer la inserción creativa de los sujetos en las culturas. Enseñar es transmitir conocimientos, prácticas sociales, normas, lenguajes y generar situaciones de aprendizaje para su construcción y reconstrucción. En este proceso no sólo se producen saberes, sino modos de vincularse con el conocimiento, aspectos que sólo se aprenden en relación con otros (DGCyE, 2006).
La apropiación y reconstrucción cultural genera nuevos sentidos y proyectos de vida; por ello, el sujeto que aprende también se transforma y construye subjetividad. La conquista de la subjetividad y del lazo social se produce, entonces, en el diálogo entre alumnos/as y docentes en torno de lenguajes, convenciones, símbolos e instrumentos de las culturas (DGCyE, 2006).
El Diseño Curricular para Construcción de Ciudadanía  hace referencia a un concepto particular de ciudadanía. El propósito principal de este Espacio es implementar una materia diseñada desde un “enfoque de derechos” que incluya los saberes, las prácticas y los intereses juveniles y que proyecte un ejercicio “activo” y “crítico” de la ciudadanía.
El “enfoque de derechos” al que se refiere el Diseño, se define en contraposición al paradigma anterior, denominado “doctrina de la situación irregular”. Durante la vigencia de este “Régimen de Patronato”, se concebía a los niños como objeto de intervención (tutela, beneficencia o corrección por parte del Estado) y estaba destinado a “menores” en estado de “abandono” o “peligro” material o moral (DGCyE, Diseño Curricular de Construcción de Ciudadanía, 2007).
Por su parte, el enfoque de derechos es aquel que parte del supuesto de que los niños, adolescentes y jóvenes son sujetos de derecho, por lo cual el ejercicio de la ciudadanía implica responsabilidad y compromiso. Dado que la ciudadanía es un conjunto de “prácticas” que definen a un sujeto como miembro de la sociedad, en relación con otros y con el Estado, las prácticas de ciudadanía implican no sólo el reconocimiento de los derechos de los que los jóvenes son titulares, sino también el desarrollo de acciones colectivas de ejercicio y exigibilidad de derechos y responsabilidades.  Al respecto, el Diseño Curricular de Construcción de Ciudadanía hace explícito un concepto de ciudadanía juvenil que, en cierto sentido, se inscribe en los debates teóricos contemporáneos sobre el tema.
En primer lugar, parte por caracterizar la “condición ciudadana” de adolescentes y jóvenes en términos de desigualdad:
1ero. Desigualdad en términos de derechos y responsabilidades que son negadas por la condición etaria de los jóvenes, según la cual la ciudadanía de niños y jóvenes no es plena porque la distribución de derechos y responsabilidades en nuestra sociedad está estructurada sobre el criterio de la edad. Este fenómeno, conocido como “ciudadanía restringida” (Chaves, 2005), está relacionado con la identificación de la “ciudadanía” con la dimensión “jurídico-política” de la misma. Según el Diseño Curricular, esta concepción del sujeto joven es contraria a los intereses y objetivos políticos y pedagógicos planteados por los planificadores educativos.
2do. Desigualdad en términos de vulnerabilidad o postergación de los derechos, según la cual, aunque estén reconocidos los derechos, no se respetan, son avasallados, o se obstaculiza su cumplimiento. Esto significa que no hay realización efectiva de los derechos reconocidos, situación vinculada a la existencia de desigualdades por la condición de clase, etnia, religión, género, orientación sexual, entre otras.
 
Frente a estos dos tipos de desigualdades, el enfoque de derechos subraya la necesidad de reconocer la condición ciudadana de alumnas y alumnos y su capacidad de poder-hacer (empowerement). Desde esta perspectiva, no se trata de formar “ciudadanos para el futuro”, posdatando la participación activa de los sectores jóvenes de la sociedad en los espacios donde son actores fundamentales. Por el contrario, se los interpela como actores institucionales y sociales para comprometerlos en acciones de interrelación, de asunción de responsabilidades, de generación de vínculos y de lazos sociales que tomen la forma de proyectos colectivos de trabajo compartido (DGCyE, 2007, p. 20).
 
El Diseño Curricular de Política y Ciudadanía recupera la visión de los jóvenes como sujetos de acción y de derechos, para avanzar hacia la constitución de sujetos “autónomos y solidarios”, capaces de criticar la herencia cultural y los contextos en los que están inmersos y está orientado a estimular conductas propositivas frente a las problemáticas o situaciones que se les presenten. En este sentido, la ciudadanía vuelve a definirse como la capacidad de “poder hacer” de los sujetos en sus vínculos con otros (personas, organizaciones sociales, Estado). Este “poder hacer” se funda, según lo establecido por el Diseño, en el conocimiento de los derechos y responsabilidades que implica la vida social en un Estado y en el conocimiento de los mecanismos necesarios para la participación activa.
La formación de un sujeto político, implica la configuración de una subjetividad y de una identidad inscripta en el espacio público capaz de reconfigurar los marcos institucionales vigentes. Según lo establecido en la prescripción curricular, la ciudadanía comprende la participación “autónoma, activa y crítica” en todos los ámbitos donde se desarrolla la vida cotidiana (la familia, el aula, la escuela, la comunidad y el trabajo) de los adolescentes y jóvenes. Durante los tres primeros años del Ciclo Básico de la escuela secundaria, los estudiantes se han vinculado con temáticas relacionadas con el poder, el Estado, los derechos en el contexto local y regional. Las materias vinculadas a la formación ciudadana en el Ciclo superior apuntan a la profundización teórica y a la problematización  de las condiciones históricas, económicas, sociales y políticas de los contextos socioculturales en los cuales se ejerce la ciudadanía. Desde el punto de vista de las disciplinas científicas puestas en juego, el Diseño Curricular aclara:
 
La complejidad de las temáticas y los conceptos involucrados en la línea de formación en ciudadanía plantean la necesidad de recurrir a herramientas teórico-metodológicas provenientes de diversos campos disciplinarios de las ciencias sociales como la sociología, la economía, las ciencias políticas, la historia, la antropología y el derecho, entre otros, con el fin de que los estudiantes puedan pensarse como sujetos políticos construidos históricamente (DGCyE, 2011, p.12).

En este punto, nos gustaría señalar una indicación que aparece en la prescripción curricular y que hace a la especificidad del dictado de la asignatura: el anudamiento entre el desarrollo de los conceptos teóricos de la teoría social y política y la política como acción, como práctica:
 
Las dos materias de la formación en ciudadanía para el Ciclo Superior: Política y ciudadanía en 5º año y Trabajo, juventud y ciudadanía en 6º año, están organizadas siguiendo una lógica en la cual se complejiza y se profundizan gradualmente los conceptos a la vez que se produce un diálogo constante entre la enseñanza y el aprendizaje de elementos de la teoría social y de la práctica política de los mismos. En este sentido es necesario señalar que el principal aprendizaje de la ciudadanía se realiza por el análisis, la experiencia y la sistematización de la práctica de los derechos y las responsabilidades. Es el ejercicio de la ciudadanía aquello que produce al sujeto político, y es en concordancia el ejercicio de la política aquello que construye al sujeto como ciudadano pleno (DGCyE, 2011, p.12, el subrayado es nuestro). 
 
De donde: la formación para la ciudadanía en el Ciclo Superior de la Escuela Secundaria está centrada no sólo en la apropiación de los conceptos y teorías provenientes de las Ciencias Sociales, sino también en la práctica política, entre las cuales Política y ciudadanía de 5to. Año hace un planteo general de “lo político” y Trabajo y ciudadanía de 6to. Año tiene como eje el vínculo entre la ciudadanía, el trabajo y la juventud.  Por lo tanto, la asignatura que nos ocupa tiene dos puntos de referencia: por un lado, se trata de complejizar la mirada de los jóvenes a partir del análisis de teorías y por otro lado, se trata de avanzar hacia la autonomía de los sujetos (autonomía entendida como capacidad de poder-hacer sin la tutela de los adultos y también como capacidad de analizar y posicionarse frente a las normas establecidas por otros y con la posibilidad de participar en los mecanismos de construcción de poder y legitimidad, DGCyE, 2011, p.12-13). 
 
En lo que sigue, presentamos los objetivos de enseñanza y de aprendizaje propuestos para Política y Ciudadanía en la escuela secundaria en la provincia de Buenos Aires: 

Objetivos de enseñanza:
• Utilizar conceptos y herramientas de las diferentes tradiciones de las ciencias sociales para el análisis de las luchas sociales del pasado y contemporáneas.
• Promover el desarrollo del pensamiento crítico mediante el análisis de situaciones que pongan en juego múltiples relaciones de poder, diferentes actores sociales hegemónicos y diversos fundamentos de principios de legitimidad del poder.
•  Facilitar la identificación y caracterizar los sujetos (individuales y colectivos) que intervienen en las diferentes situaciones sociohistóricas y en determinados contextos socioculturales.
•  Elaborar estrategias para el reconocimiento, descripción y análisis de las diferentes posiciones de los sujetos (de clase, género, etnia, generación, entre otras y de las relaciones sociales y de poder que se establecen en cada contexto.
•  Proponer y exponer ejemplos para reconocer la ausencia o presencia del Estado en diversas situaciones históricas y contemporáneas.
•  Fomentar la discusión, la contrastación de ideas y la argumentación para comprender la lógica de las luchas sociales y de los actores que intervienen en las mismas.
• Proponer la lectura y el análisis de textos científicos, ejemplos escritos y audiovisuales en los cuales se puedan reconocer y distinguir distintos lenguajes, símbolos, corrientes, pensamientos y tradiciones políticas.
• Incorporar, con distintos grados de complejidad, el uso de las Nuevas Tecnologías de la Información y la Conectividad en la enseñanza de Política y Ciudadanía

 Objetivos de aprendizaje:
 - Problematizar, comprender y analizar de manera crítica:
-- los fenómenos políticos a partir de hechos históricos y contemporáneos que favorezcan la conceptualización y profundización de nociones tales como ideología, hegemonía, relaciones de poder, entre otras;
-- los conflictos sociales, los actores que intervienen y los derechos que se producen, expanden o relegan en diferentes contextos históricos;
-- los mecanismos de construcción de legitimidad del poder en diversos contextos socioculturales y en distintos tiempos históricos, con énfasis en aquellos procesos que han llevado a la configuración de la situación argentina;
• Reconocer en la vida social las presencias y ausencias del Estado-nación, así como los derechos y las obligaciones de la sociedad civil y del Estado.
• Identificar en un texto científico o en un documento sociohistórico o periodístico el lenguaje político y la tradición política a la que pertenece.

En cuanto a las orientaciones didácticas presentes en este diseño, nos gustaría remarcar algunas cuestiones que resultan de interés en vistas a analizar la comunidad discursiva escolar propuesta como meta. En este sentido, uno de los objetivos centrales de esta materia es “restablecer la reflexión y el análisis político en el aula y en el ámbito escolar” (DGCyE, 2011, p. 32). De allí que sea necesario poner en obra un conjunto de estrategias didácticas orientadas al servicio de esta finalidad. El punto de partida para la reflexión será:
 
… el análisis de situaciones, acontecimientos, documentos y otras fuentes de la actualidad o del pasado que permitan al docente trabajar con los estudiantes en la identificación de las formas que adquiere la política en perspectiva histórica; las distintas formas de ejercicio del poder; la legitimidad del mismo; las resistencias; las tradiciones políticas; la organización y el funcionamiento del Estado sus distintas formas y los conceptos claves de la teoría social tales como hegemonía e ideología (DGCyE, 2011, p. 32).

De allí que “el debate, la participación, la escucha de todas las voces”, sean herramientas indispensables no sólo para el desarrollo de la materia, sino también para la instauración de una “cultura democrática” en el aula. Desde esta perspectiva, los gestos profesionales movilizados por los profesores se constituirán en un indicador relevante al momento de analizar las prácticas de aula. Según los dichos de la prescripción curricular: “La apertura que posibilite la expresión y ponga en juego la creación y la imaginación de los jóvenes es condición estructural para el fomento y el desarrollo de la formación política en sentido amplio” (DGCyE, 2011, p. 32).
También se sugiere el uso de fuentes alternativas a los textos científicos (literatura, documentales, ficciones, las diferentes expresiones artísticas) para permitir el análisis de las representaciones e imaginarios en disputa, las luchas y las relaciones de poder que se tejen en las relaciones sociales y el desarrollo de proyectos de investigación que posibiliten el estudio, el análisis y la comprensión de los fenómenos histórico-sociales en vistas a que los estudiantes le den un sentido político a los sucesos de su vida cotidiana.
 
Como podemos observar, la formación para la ciudadanía en el nuevo diseño curricular de la provincia de Buenos Aires, nos propone un desafío: el de formar ciudadanos para la construcción del espacio público y para la participación en los mecanismos de legitimación de las instituciones políticas.

Fuentes consultadas:
- DGCyE, Marco General de la Educación Secundaria. Diseño Curricular de Educación Secundaria. La Plata, DGCyE, 2006.
- Diseño Curricular para la Educación Secundaria 5o año: Política y Ciudadanía / Coordinado por Claudia Bracchi y Marina Paulozzo -1ra ed.- La Plata: Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires, 2011
- Diseño Curricular de Construcción de Ciudadanía, DGCyE, Res. 2696/07, Provincia de Buenos Aires.
- Plan Educativo 2008-2011, Dirección General de Cultura y Educación, Provincia de Buenos Aires. Disponible en: http://abc.gov.ar/lainstitucion/sistemaeducativo/planeducativo2008-2011/default.cfm. Consultado el 7 de agosto de 2012.
 

No hay comentarios: